Comentarios como magdalenas: Sin subir.

Con el alma confieso, que me cuesta mucho dejar comentarios, normalmente por vergüenza y esas cosas…¿pero vergüenza de qué? Pues mira..sí…no se…pienso que seguro me sale un churro de comentario y me freno yo sola. Tonterías sí, pero así es una. De manera que venía con el propósito de comentar sin timidez aquellos blogs que me gustan y suelo leer. 

Pues después de estas semanas sin asomarme por aquí, he visto blogger ha cambiado algo el formato de su página y no sé cómo es o como he hecho, o como he dejado de hacer, qué es lo que me falta poner o qué hago mal, pero no se publican mis comentarios. Ninguno. No puedo comentar nada en ningún sitio. Bien. Algún dato me faltará poner o ves a saber qué estoy haciendo mal. Tengo la misma habilidad para la informática que para la cocina. Dejo mis últimas magdalenas para que se hagan una idea de cómo es la cosa.



   
Pero al igual que las magdalenas, al principio hay cosas que no salen bien a la primera, mejor dicho, CASI NUNCA SALE NADA A LA PRIMERA. Te dejas algún ingrediente, no pones correctamente algún dato…..pero oye, si lo intentas de nuevo, sale bien al final. Y aquí salieron estupendas, esponjosas y muy ricas, para felicidad de mis niñas y propia. De modo que también conseguiré averiguar lo del misterio de los comentarios que se evaporan en la red...palabra. 

Curiosa comparación pero ha sido querer escribir un comentario y acordarme de mis magdalenas. Claro que lo mismo es hambre.....




Comentarios

  1. Yo también soy un negado para la informática, hay veces que no se ni cómo me salen las cosas.

    Con los comentarios pierda la vergüenza y el miedo, al menos en mi casa todo el mundo es bien recibido.

    Muchos besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Coñarras

Doña Repipi y la tierra del patio