Entradas

Seis años

Imagen
Hoy has querido madrugar, me pediste anoche que te despertara “d’hora per fer els entrepans” i es que has querido levantarte conmigo para preparar “l’esmorzar” que has llevado al cole para celebrar tu cumpleaños con los compañeros de clase. Estabas contenta e ibas haciéndome indicaciones de cómo se tenía que hacer, de cómo lo llevan los demás claro. Esa es la invitación para las agendas. Se que tiene faltas, pero cuando me la enseñó, ya estaba echa y pensé....así se queda. Pronto empezaran con las faltas de ortografía y desde luego, yo veo el encanto en estos errores gramaticales de quien empieza a escribir por primera vez en su vida. Es su invitación tal cual.
La verdad es que no te gusta hacer las cosas diferentes, el tema de la innovación lo tenemos poco desarrollado en según qué situaciones. Y no por falta de imaginación, pero creo que viene por ese lado de no querer llamar la atención nunca. De seguir las maneras que por costumbre se convierte en norma. Eres una niña muy de normas…

Existen sitios...

Por los que pasas mil veces sin darles demasiada importancia. Lugares comunes que no tienen ningún encanto porque no son nada especiales: ni destacados, ni bonitos ni graciosos. Difícilmente alguien puede encontrar en ellos algo que les encante. Pero a veces, la vida te para justo en ese sitio, y te sucede algo que cambiará tu rumbo para siempre. 
Cuántas historias se esconderán detrás de aceras normales, de portales corrientes, de cada rincón de cualquier parque, esos bancos gastados de nuestros pueblos y ciudades….  millones y millones.
En este lugar fue donde sentí lo que tenía que hacer. En ese trozo de hierba y tierra, alejada de todos los edificios, me senté al sol cuando mis pasos no me dejaron avanzar más y decidí que había llegado la el momento de cambiar cosas. Ese fue el espacio elegido para cambiar la vida que tenía hasta ese momento.
Hoy hace 10 años y todavía no se me ha olvidado la fecha ni el lugar. 
Después de tanto tiempo, no recuerdo las bolsas de ropa, no recuerdo la …

Actualización maternal

Soy consciente que se me está acumulando la faena mucho-muchísimo con Judit. A estas alturas, con su hermana ya habíamos quitado pañal, ya dormía en su cama y no teníamos el problema del chupete porque nunca quiso chupete. Todo lo hemos intentado, pero no ha habido manera. Ni pañal ni tete parece ser todavía su momento. También duerme todavía con nosotros, pegada a mí, y me está dejando sin cervicales para pasar el día. Necesita contacto constante y va empujando y empujando hasta dejarte cada noche con dos palmos de colchón. No veo el día de que haga la noche entera en su cama, en que entienda que ese es su sitio. Lo mío es colecho por obligación, no devoción. Pero bueno, la cosa es “dormir” como se pueda….no me voy a quejar que por lo menos aunque sea así, duerme del tirón.  
Por fin ha empezado a hablar más. Digamos que Judit tiene otro ritmo en esto del habla, también distinto a Carla. Cada niño tiene sus ritmos y ella además, es de finales de año. Al principio me preocupaba esta si…

Gran Superación

Imagen
En febrero recogimos resultados de la última analítica de Carla y fueron asombrosos. Los niveles de alergia al huevo habían bajado muchísimo. Tanto, que la doctora nos programó provocación al huevo, con ingreso ambulatorio en el hospital para la semana siguiente. Salimos de la consulta medio flotando, las dos. Son de esas cosas que sueñas te ocurran y cuando pasan, tu alrededor queda insonorizado y solo sientes ese constante vértigo en tu interior.
Después de esa sensación de felicidad, llegó el miedo y las dudas….”si han bajado tanto, quizás podríamos esperar otro año así, y para el siguiente bajarían más y la provocación sería mejor”…o tambien…..”¿y si no lo supera?, el comer huevo hará que vuelvan a subir los niveles y ¿daremos un paso atrás?”…..y estas eran las preguntas que me hacía sin cesar. Repasé todas sus analíticas, me hice un excel con sus niveles de cada proteína: clara, yema, ovo-mucoide y ovo-albúmina, y comprendí que era el momento, teníamos que dejar de tener miedo y …

Comentarios como magdalenas: Sin subir.

Imagen
Con el alma confieso, que me cuesta mucho dejar comentarios, normalmente por vergüenza y esas cosas…¿pero vergüenza de qué? Pues mira..sí…no se…pienso que seguro me sale un churro de comentario y me freno yo sola. Tonterías sí, pero así es una. De manera que venía con el propósito de comentar sin timidez aquellos blogs que me gustan y suelo leer. 
Pues después de estas semanas sin asomarme por aquí, he visto blogger ha cambiado algo el formato de su página y no sé cómo es o como he hecho, o como he dejado de hacer, qué es lo que me falta poner o qué hago mal, pero no se publican mis comentarios. Ninguno. No puedo comentar nada en ningún sitio. Bien. Algún dato me faltará poner o ves a saber qué estoy haciendo mal. Tengo la misma habilidad para la informática que para la cocina. Dejo mis últimas magdalenas para que se hagan una idea de cómo es la cosa.


Pero al igual que las magdalenas, al principio hay cosas que no salen bien a la primera, mejor dicho, CASI NUNCA SALE NADA A LA PRIMERA. …

Adiós 2016

Imagen
Muchos meses sin contar nada por aquí, sin entrar siquiera prácticamente, y en los que además han pasado las Navidades y hemos cerrado un año…todos los post que tengo empezados e inacabados me van a ayudar en ese resumen de lo ocurrido en estos últimos meses en los que he olvidado publicar. Se me pasaron las semanas y los meses sin demasiadas ganas ni tiempo libre disponible para ello y el poquito que he tenido me he enredado con otras cosas como dormir y descansar, ver series, y curarnos, la familia griposa al completo, de la gripe que hemos ido cogiendo uno tras otro.   
Empezaré por el trabajo pues nos ha ido fenomenal en el 2016 (Ya tocaba, aleluya). En general el año pasado fue muy buen año para como nos hemos visto en los últimos tiempos. Hemos empezado a exportar y lo cierto es que arrastrábamos unos ejercicios tan horribles, tan malos y traumáticos en este taller, que ha sido un regalazo. Las exportaciones han sido un apasionante mundo nuevo para mis jefes y para mí. Hasta la f…

Barcelona Games World

Imagen
¿Me acompañas a la Feria de los videojuegos?



A Toni le hacía mucha ilusión ir y aunque yo no he jugado en la vida a ninguno (NINGUNO), conteste: ¡pues claro que te acompaño!  Yo es que me apunto a todo, también es verdad.
En estos dos últimos años, mi madre ha cuidado de Judit mientras trabajábamos, de lunes a viernes hasta las 18:30 de la tarde. Por esa razón, al llegar el fin de semana, en muy pocas ocasiones dejaba las niñas con ella porque, hombre, ya estaba bien. Me sabía mal.
Pero este sábado, que Judit hace un mes va a la guardería y mi madre ha recuperado su vida (aunque la echa muchísimo de menos también) no hubo ningún remordimiento de conciencia para dejarle a mis princesas y escaparnos solos a Barcelona. Creo que la última vez fue para el Cabaret Maldito, hace ya.
Buscando aparcamiento, pasemos por la entrada con el coche y había muchísima gente acumulada en las puertas del recinto esperando entrar. De hecho, se agotaron las entradas días antes.  Eran personas de todo tipo…